Thursday, May 18, 2006



ESTUDIOS SOBRE EL ESCUDO DE NUDELOT

Según las deducciones y profundos estudios basados en el escudo de Nudelot encontrado por Sir Archibald en la referida cripta, la pequeña villa de Nudelot fue, fundada por descendientes directos de Adán, de Eva y de la Serpiente en los principios de la historia, sin haberse podido determinar el año de su fundación.
Sus habitantes eran absolutamente pacíficos y no tenían enemigos, carecían de ejército y predicaban la doctrina de la inexistencia del pecado original.-
En realidad, ellos creían más en la originalidad del pecado, que practicaban con total libertad y sin ningún tipo de inhibiciones. Su lema era pues ”paz y amor”
Luego de múltiples generaciones de paz y amor, al llegar a la Edad Media, la antigua villa de Nudelot, que carecía hasta de alambrados, se vio obligada a fortificarse para defenderse de los temidos y horrorosos enemigos de origen bárbaro, los llamados textiles, que por aquella época portaban escafandras y pesadas armaduras de hierro aún en días de alta sensación térmica, y que irrumpían la paz de tan bella ciudad obligando a sus habitantes a vestirse bajo la presión de sus espadas, y a declarar bajo pena de muerte, que Adán y Eva habían sido pecadores.
Tan frecuentes eran estos ataques, que de pequeña villa nudista, Nudelot se convirtió en una gran fortaleza de carácter defensivo.
Sin perjuicio de estos frecuentes ataques, los Nudelotenses eran gente sumamente amigable, receptiva, amable, saludaban a cuanto paseante se cruzaba por las puertas de Nudelot y admitían el ingreso de cualquier visitante dispuesto a despojarse de sus ropas fuera de la ciudad.
Por otra parte eran sumamente respetuosos de la ética, de la limpieza, del orden y de la opinión del prójimo.


ESTUDIOS REALIZADOS SOBRE LOS MONJES NUDELOTENSES O NUDELOTAS

En base a esos antiguos papiros encontrados que podemos decir, casi con certeza, que la Orden de los Monjes Nudelotenses (Nudelotas) , que posteriormente dio origen a la Creación de la Orden de los Monjes Nudistas Descalzos (Nudescalzos),se creó hacia la Alta edad Media.
Los últimos, ademas de hacer votos de silencio y dedicarse a la meditación sobre la copa de los árboles de los frutos sagrados, caminaban descalzos sobre piedras, para fortalecer las percepciones pédicas.
Se sabe también que ambas órdenes cultivaban sus propios huertos y herbarios, tan necesarios en esa época para las pócimas medicinales elaboradas artesanalmente, y para la conservación de los alimentos.
Pero la mayoría de ellos peregrinaban por el mundo tratando de difundir sus creencias, de manera pacífica y convincente, utilizando para ello tanto la intuición como la ciencia, de acuerdo a las circunstancias.
A su paso por distintas ciudades, acostumbraban a sacarse los hábitos de viajeros,y, en total nudez, bañarse en las fuentes de las plazas públicas.De esa época provine el proverbio “
EL HABITO NO HACE AL MONJE”
Muchas fueron las doncellas que atraidas inmediatamente por las virtudes de estos monjes, abandonando bienes y riquezas, se unieron al grupo de peregrinos para difundir por el mundo la nueva fe.
Cuando su número comenzó a aumentar, fue necesario la creación de una nueva órden: ,la de las Monjas Nudistas Nudelotenses (Monjas Monutenses), organizada por Sor Maria de las Nudeces de Camelot. Estas monjas se dedicaron especialmente a la atención de los enfermos y realizaron curas milagrosas aplicando prácticas del KAMALOT., absolutamente naturales y rejuvenecedoras.
Tantos adeptos logró esta filosofía tan natural y sanadora, además de amigable, respetuosa e integradora, que en el Concilio de Camelot, realizado en esta Ciudad hacia el l300, se dio por creada la NUEVA IGLESIA NUDISTA DESIDENTE, sostenedora de los preceptos de la originalidad del pecado., siendo su primer PAPA NUDO I (y último), relevante figura dentro de la comunidad a causa de sus profundos estudios sobre el Desnudo , el Descalzo y su influencia sobre la Economía, la Salud y las depresiones.
Lamentablemente, como sucedió con todas las Iglesias desidentes de la época, la Inquisición puso fin a las actividades terrenales de esta Iglesia, decretando la Herejia y condenando a la hoguera Al PAPA NUDO y a sus apóstoles.
Algunos, los que pudieron escapar disimulados dentro de sus hàbitos,( de allí “el hábito no hace al monje”) se refugiaron en distintos conventos, manteniendo el culto en secreto por varios siglos, y resurgiendo ya a principios del siglo XX con el nombre de Naturismo-Nudismo.
Dícese, aunque no ha podido corroborarse con pruebas fehacientes, que Cristóbal Colón llevó a las Américas el primer grupo de monjes nudistas, que se ocuparon de las Misiones entre los indios, tan afectos a las costumbres nudistas.
Introducción : LA CIUDAD DE NUDELOT
Por Florencia Brenner y Sir.Alfred.

Muchas son las teorías que se han entretejido alrededor de la mítica Ciudad de Nudelot, todas inspiradas en cantos de juglares o cuentos de mendigos.
Pero recién a partir de las notas y documentación encontrada por Sir Archibald Lookingfor Scarving, es que a principios de este siglo, hemos podido llegar a reconstruir casi íntegramente la vida, historia y cultura de los nudelotenses.
Sir Archibald, afecto a las excavaciones, guiado por su olfato y su perseverancia, excavó los fondos de una antigua Iglesia de las afueras de Londres, construida sobre las ruinas de una vieja abadía medieval.
A pesar de varios intentos frustrados, logró dar con una cripta herméticamente cerrada, cuyas inscripciones, escritas en antiguo inglés, indicaban que en la misma se encontraban los restos del ultimo monje Nudista de la orden de los descalzos de Nudelot
Basándose en pergaminos y gravados ocultos dentro de la mortaja, pudo reconstruir, paso a paso, la verdadera historia de esta ciudad que se creyó perdida por tantos siglos.
De su libro “The thrue history of Nudelot City”© (Copywrite 1930-Editorial Delete &Co) traemos a Uds., un extracto, donde tratamos de resumir todo lo atinente a los nudelotenses.

Wednesday, May 03, 2006






FORTALEZA DE NUDELOT






NUDELOT CITY
todos los derechos reservados sobre
textos y dibujos.Florencia Brenner

(c) Copyright 2002-2006